Danny Santana. (AP)

Llegando a la acción del domingo, los primeros bates de Grandes Ligas tenían OPS (porcentaje de embasarse más slugging) colectivo de .724.

Dicha cifra empata por el lugar número 42 desde 1920. La marca de la era de la "bola viva" en OPS de parte de primeros bates es de .779, en 1929. Al final de dicha explosiva temporada el OPS colectivo en sentido general fue de .770-en sólo cuatro campañas más se ha visto un número más alto.

En cambio, llegando al domingo el OPS colectivo de Grandes Ligas era de .705. Entonces, desde esta perspectiva, el grupo de primeros bates de este año-con nombres como José Altuve, Nick Markakis, Brett Gardner, Charlie Blackmon, Denard Span, y (más notablemente el domingo) el dominicano Danny Santana, éste último de los Mellizos-están causando un mayo impacto que en aquella temporada de 1929.

El domingo, los Mellizos conectaron su mayor cantidad de hits (23) y carreras en el 2014 con un triunfo por 16-3 sobre los Medias Blancas. De paso, contaron con cinco imparables de parte de su primer bate, Santana, además de tres jonrones consecutivos de la parte trasera de la alineación. Los cinco hits de Santana incluyeron un doble y un triple. El jardinero central también recibió una base por bolas y empujó cuatro carreras, a la vez que anotó dos más y se robó par de bases.

Santana es el tercer jugador desde 1914 en embasarse por lo menos seis veces, impulsar cuatro anotaciones y robarse dos almohadillas. Se une al tercer bate Rogers Hornsby (12 de junio de 1922) y el quinto bate Ben Chapman (14 de julio de 1931) en dicho club.

El quisqueyano se convirtió en el pelotero número 25 de la franquicia de los Senadores de Washington/Mellizos de Minnesota en tener un juego de cinco hits y cuatro empujadas, y el tercero en hacerlo desde el primer puesto en el orden de bateo. Earl McNeely logró la hazaña como primer bate el 13 de julio de 1926, mientras que Joe Kuhel lo hizo el 16 de mayo de 1933. De los primeros 24 en sentido general en alcanzar los cinco hits y cuatro impulsadas en un partido, uno solo-Cecil Travis el 5 de mayo de 1946-se robó una base.

Entre los primeros bates desde 1914, Santana es el número 39 en tener un partido de más de una anotada, empujada, robo y extrabase. De hecho, es el segundo en hacerlo en ocho días, uniéndose a Josh Harrison de los Piratas. Santana es el primero de los 39 en hacerlo por los Senadores/Mellizos.

--También en dicho encuentro, Chris Parmelee, el venezolano Oswaldo Arcia y Eric Fryer dispararon jonrones consecutivos. Es la séptima vez desde que la franquicia se trasladó a Minnesota que el equipo ha visto tres cuadrangulares seguidos en un inning y la primera desde que lo hicieron Doug Mientkiewicz, Corey Koskie y Torii Hunter el 12 de julio del 2001.

Los Mellizos comparten el récord de más bambinazos al hilo en un inning, con el cubano Tony Oliva, Bob Allison, Jimmie Hall y Harmon Killebrew logrando la hazaña en el undécimo episodio de su partido del 2 de mayo de 1964 ante los Atléticos de Kansas City.