Manny Ramírez regresó al Fenway Park. (Jared Wickerham/Getty Images)

BOSTON - El dominicano Manny Ramírez se dijo arrepentido por su comportamiento cuando era jugador de los Medias Rojas de Boston.

Su disculpa llegó antes de una ceremonia en la que el club rindió homenaje a su equipo de 2004 que dio a Boston su primer campeonato de Serie Mundial desde 1918. El acto se llevó a cabo antes del partido entre los Medias Rojas y los Bravos de Atlanta en el Fenway Park.

"Estoy consciente de que me porté mal en Boston", dijo Ramírez. "Los aficionados eran grandiosos. También jugué muy bien cuando estuve aquí, pero me doy cuenta de que me comporté mal. Me disculpo por ello. Soy un hombre nuevo".

Durante poco más de siete temporadas con Boston, Ramírez promedió .312 al bate con 274 cuadrangulares y 868 carreras impulsadas antes de ser canjeado a los Dodgers de Los Ángeles en 2008. Durante su estadía en Boston, con frecuencia no se esforzaba por llegar a primera base o atrapar elevados, sostuvo un altercado físico con el secretario de viajes Jack McCormick y mostró una conducta estrafalaria que derivó en la frase "Manny siendo Manny".

El también dominicano David Ortiz, actual bateador designado del equipo, es el único pelotero de Medias Rojas que sigue en el equipo desde 2004.

"Ahora que veo a David y al resto de los jugadores, desearía haber sido mejor", indicó Ramírez. "Ojalá hubiera sido mejor de lo que fue".

En su primera aparición en público desde que fue nombrado jugador y entrenador en ligas menores para los Cachorros de Chicago, Ramírez lamentó haberse comportado mal con los Medias Rojas.

Ahora espera causar una buena impresión a los jugadores en las sucursales de los Cachorros en las menores.