Christian Bethancourt. (Alex Brandon/AP)

LAKE BUENA VISTA, Florida - Como muchos niños en Panamá, Christian Bethancourt pasó la primera etapa de su juventud jugando fútbol. Pero cuando su madre le dijo que podía practicar un solo deporte, Bethancourt decidió ir tras un sueño que lo distinguiría entre sus amigos.

"No hay muchos muchachos de Panamá jugando béisbol profesional", señaló Bethancourt, de 22 años de edad.

Ahora mismo, Bethancourt está en posición de realizar su sueño de ser uno de los pocos jugadores panameños que se han destacado en las Grandes Ligas. MLB.com lo considera el segundo mejor prospecto de los Bravos y el sexto mejor prospecto de la receptoría en el béisbol.

"En cuanto a su brazo se refiere, está en una categoría aparte", dijo el receptor reserva de Atlanta, Gerald Laird. "A la defensa, tiene la posibilidad de destacarse. Así de bueno puede llegar a ser. Lo ves desarrollándose, practicado el bateo, y el poder está ahí. Ahora es cuestión de que reúna todo en su mente y que pueda jugar consistentemente a diario".

Bethancourt tuvo su primera probadita de la Gran Carpa en el 2013 cuando pasó las últimas dos semanas de la campaña regular con el equipo grande de Atlanta. Uno de siete jugadores panameños que vieron acción en Grandes Ligas el año pasado, Bethancourt tuvo un turno al bate como emergente en el último juego de la temporada. La experiencia lo dejó más ansioso de regresar.

Evan Gattis y Laird se perfilan como los receptores de los Bravos ahora mismo. Por lo tanto, es probable que Bethancourt comience la temporada en Triple-A Gwinnett. Otra estadía en ligas menores le dará la oportunidad de construir sobre la promesa que demostró con el madero cuando bateó para .277 con 12 cuadrangulares y un OPS (porcentaje de embasarse más slugging) de .741 en 90 compromisos por Doble-A Misisipi el año pasado.

Aunque dichos números no son nada del otro mundo, representan una mejoría considerable en comparación con la temporada anterior, en la que Bethancourt registró un promedio de .243 con dos bambinazos y OPS de .566 en 71 partidos por Misisipi. Su decepcionante desempeño en el 2012 generó dudas con respecto a su potencial ofensivo, el aspecto de su juego que más se ha criticado.

"Defensivamente, siempre lo he tenido", dijo Bethancourt. "Todos los años trato de mejorar al bate. El año pasado, creo yo, fue una de esas temporadas que te hace sentir mejor y que por fin estás haciendo bien las cosas".

Bethancourt posee un cañón de brazo que ha impresionado a muchos que lo han evaluado. El coach del bullpen de los Bravos, el venezolano Eddie Pérez--quien pasó 11 campañas en la Gran Carpa como receptor--compara a Bethancourt con el boricua Benito Santiago, un ex cátcher de Grandes Ligas que ganó tres Guantes de Oro y cuatro Bates de Plata durante una distinguida carrera.

"En cuanto a la defensa se refiere, (Bethancourt) va a ser uno de los mejores en Grandes Ligas", dijo Pérez. "Decían que (Santiago) no podía batear y de pronto se convirtió en uno de los mejores bateadores del béisbol (entre los cátchers)".

Ahora Bethancourt, quien se prepara para pasar al menos parte de la temporada del 2014 en ligas menores, ve como inspiración al receptor de los Filis, su compatriota Carlos Ruiz, quien no se integró al béisbol profesional hasta los 21 años de edad y posteriormente esperó seis años para ser convocado a la Gran Carpa.

Con Gattis preparándose para apenas su segunda campaña con los Bravos, es lógico preguntarse cuándo Bethancourt tendrá la oportunidad de demostrar que está listo para ser el receptor del futuro en Atlanta.

Pero por ahora, a Bethancourt no le queda más remedio que esperar pacientemente por la oportunidad de cumplir la meta que se trazó hace más de una década, cuando decidió que quería seguirles en los pasos a Mariano Rivera y Rod Carew - dos de los pocos panameños que han brillado en el nivel más alto del béisbol.

"Estoy aquí para demostrar de lo que soy capaz y jugar béisbol", dijo Bethancourt. "Eso es lo que he hecho durante toda mi vida. Tengo previsto jugar pelota por mucho tiempo. El año pasado no me iba preocupar por llegar a Grandes Ligas. Me iba a concentrar en hacer mi trabajo y en tener una campaña consistente. Cuando me llamen, estaré listo".