José Altuve ha sido una de las escasas buenas noticias para Houston en las últimas dos temporadas. (Alex Brandon/AP)

KISSIMMEE, Florida - José Altuve ha sido uno de los pocos jugadores destacados de los Astros de Houston en las últimas dos temporadas.

Este año, el intermedista venezolano de 23 años espera que sus contribuciones por fin ayuden a que los Astros consigan más victorias.

"Creo que cada proceso que a la larga tenga éxito va a ser difícil", dijo Altuve. "Me parece que vamos en la dirección correcta. Tuvimos problemas para ganar, pero no creo que este año vayamos a tener ese problema".

En su segunda temporada completa en las Grandes Ligas en 2013, Altuve encabezó a los titulares de Houston en promedio de bateo (.283), hits (177) y bases robadas (35), y quedó empatado con su compañero Chris Carter en carreras anotadas (64).

"Cuando juegas al nivel al que él ha podido jugar desde que llegó a las Grandes Ligas, casi parece que lleva por aquí un poco más de tiempo del que realmente ha estado", dijo el manager Bo Porter. "Pero es uno de esos señores que, desde que llegó a las mayores, ha sido realmente un buen jugador".

El plan de reconstrucción de Houston consiste en mejorar al equipo por medio del desarrollo de talentos internos, y Altuve es un ejemplo de éxito. Los Astros lo sacaron de Venezuela al contratarlo como un agente libre amateur en 2007 y pasó tres años y medio en las menores, donde demostró que su complexión de 1,64 metros (5 pies y 5 pulgadas) de estatura no sería un problema en las mayores.

En 2011 dio el salto del Corpus Christi de la liga AA a Houston luego de jugar sólo 35 partidos en ese nivel, y nunca ha vuelto la vista atrás.

Participó en 57 encuentros para los Astros después de haber sido convocado esa campaña y bateó para .276, con lo que finalmente acalló a los que durante mucho tiempo le dijeron que su estatura era demasiado baja como para que participara en las Grandes Ligas.

Al año siguiente se convirtió en un defensor de calidad en la intermedia y bateó para .290 con 34 dobles y 33 bases robadas, lo cual le dio un boleto al Juego de Estrellas.

Los Astros lo recompensaron a mediados del año pasado cuando le dieron una extensión de cuatro años y 12,5 millones de dólares en su contrato, el cual tiene ahora vigencia hasta 2017 e incluye opciones del equipo para evaluar si lo quiere por las siguientes dos temporadas.

Altuve recuerda haber visto a los Astros en 2005 cuando llegaron a la Serie Mundial por única vez en su historia, y está enfocado en ayudar a Houston a construir de nuevo un equipo como ese. Sabe que el cambio no llegará de la noche a la mañana luego de que la novena ha perdido 100 partidos en cada una de las últimas tres campañas, pero cree que las cosas estarán mucho mejor en 2014.