Adrián Beltré. (Tony Gutierrez/AP)

SURPRISE, Arizona - El tercera base dominicano Adrián Beltré es un potencial integrante del Salón de la Fama quien se aproxima al ocaso de su gran carrera en Grandes Ligas. El deseo de estar con su familia crece y ya comienza a pensar en cuáles son sus opciones después del retiro. Y luego está su cuerpo, específicamente sus piernas.

El hecho de que Beltré vio acción en 161 juegos el año pasado es un testamento de su fortaleza. Sus piernas fueron un problema durante toda la campaña y ya no titubea cuando el manager Ron Washington lo coloca como bateador designado. El quisqueyano ocupó esa posición en 15 partidos el año pasado, y esa cifra podría aumentar esta temporada.

"Ahora mismo me siento apto para jugar todos los días", declaró Beltré. "¿Retirarme? Todavía no. Creo que no he llegado a ese punto. Sabré cuando esté listo para irme. Cuando mi cuerpo diga que no puedo aguantar más el estrés, diré adiós y veré qué hay para mí después".

Los parámetros defensivos nos dicen que Beltré no fue tan bueno con el guante el año pasado, y Manny Machado de los Orioles se llevó el Guante de Oro por la Liga Americana en la antesala. Pero Beltré, con todo y sus piernas adoloridas, se las arregló para batear .315 con 30 jonrones, 92 carreras remolcadas y un porcentaje de slugging de .509 el año pasado. También encabezó la liga en imparables.

"Pagaría por ver jugar a Beltré", dijo el timonel de los Marineros Lloyd McClendon. "Siempre he sido su fan. Creo que es el mejor guante que existe en la tercera base. Tiene un estilo natural".

"A.B. es un gran tipo", dijo el ex lanzador de los Rangers Darren Oliver. "Es uno de mis compañeros favoritos. Da lo mejor de sí cada día sin importar si esta lastimado o no. A cualquier equipo le gustaría tener a 24 muchachos como él".

Los Rangers tienen al original, y a Beltré todavía le restan tres años en su contrato. Su habilidad para seguir jugando a un gran nivel será crítica para los Rangers este año, mientras que será 4to bate detrás de Prince Fielder. También es el pelotero con más experiencia y líder del club, quien se siente orgulloso de competir con jugador jóvenes como su atormentador, el venezolano Elvis Andrus.

"Siempre trata de hacerme sentir viejo", dijo Beltré. "Habla demasiado. Es un dolor en el trasero. Pero competir con estos muchachos, tienes que permanecer a un gran nivel. Con algunos muchachos es fácil porque tienen mucho talento para estar aquí. Tengo que trabajar duro para mantenerme a la par de estos jóvenes.

"Trato de ser un ejemplo. Juega este deporte de la manera correcta y cosas buenas vendrán. Quiero ser un ejemplo para ellos".

Entonces, ¿cuánto tiempo más?

"No lo sé", admitió Beltré. "El deseo de jugar sigue vivo. Pero no sabes qué sucederá al siguiente año. Vas día a día, semana por semana, año por año. ¿Quién sabe si estaré jugando aquí el próximo año? Pasar más tiempo con mi familia, ese es el tema principal. Mis hijos están creciendo y quiero estar cerca de ellos. Pero por ahora les gusta verme jugar, y les encanta estar conmigo en el clubhouse.

"Si eso cambia, la decisión será fácil".