Kelly Johnson

NUEVA YORK -- La versatilidad de Kelly Johnson fue uno de los mayores motivos de los Yankees firmarlo. De su parte, el veterano afirma que estará preparado para estar en la antesala del equipo para el Día Inaugural del 2014.

Johnson firmó un pacto de un año y US$3 millones con Nueva York, que vieron bien su poder como bateador izquierdo, además de su habilidad de jugar varias posiciones del cuadro interior.

"Lo que quiero es estar preparado, trabajar mucho y hace lo necesario", dijo Johnson. "Practicaré en la tercera, en la segunda y en todas partes. Tengo que pensar que voy a jugar varias posiciones. Definitivamente, no voy a llegar presumiendo de nada".

Johnson, quien cumplirá los 32 años de edad en febrero, bateó .235 con 16 jonrones y 52 empujadas en 118 partidos por los Rays la temporada pasada. Ha jugado mayormente en la intermedia como profesional; de hecho, no había jugado ni una sola entrada en la antesala hasta el año pasado, cuando vio acción en la tercera en 16 juegos.

Precisamente, dicha posición es donde hay un vacío en los Yankees, ya que Alex Rodríguez ha sido suspendido por todo el 2014-incluyendo la postemporada. Ahora mismo Johnson se proyecta como el mayor candidato a defender la tercera.

El manager de los Rays, Joe Maddon, dijo que Johnson superó sus expectativas como antesalista. Al recordársele ese comentario de su ex manager, Johnson se rio y dijo, "Creo que tenía miedo. Tenía miedo con cada pitcheo.

"Definitivamente, estaba reaccionando y viviendo el momento", continuó. "Para ser honesto, eso probablemente hay influido en que jugué bastante bien.

"Pensé que mis habilidades se pudieron utilizar allí. En el cuadro interior, tienes que capturar la bola primero y luego hacer un buen tiro. Los fundamentos son los mismos".

Johnson afirma que habló hace poco con el manager de los Yankees, Joe Girardi, quien le dijo que llegara a los entrenamientos preparado para jugar varias posiciones. Johnson jugó 53 partidos en el jardín izquierdo el año pasado, 22 en la segunda y tres en la primera almohadilla.

"Para mí no es tan fácil como para algunos otros, así que siempre tengo que trabajar el doble para ser bueno en el infield", manifestó Johnson. "Pero está bien, no tengo problema con hacer el trabajo".

Johnson se encontrará con una cara conocida en el clubhouse de Nueva York. El nuevo receptor de los Yankees, Brian McCann, su ex compañero en los Bravos, es uno de los mejores amigos del infielder dentro del béisbol. Además, afirma Johnson que llegó a conocer bien a Mark Teixeira durante su tiempo juntos en Atlanta.

"Los muchachos que conozco (que han jugado por los Yankees) han dicho muchas cosas positivas sobre su tiempo allí", expresó Johnson. "Aparte de que sean los Yankees y toda esa tradición, hablan bien de Joe y el ambiente en el clubhouse. Estoy entusiasmado".

Girardi ha descrito a Johnson como un jugador que "cambia el juego bastante rápido" y afirma que es "productivo en proporción con los turnos que agota". Con 124 jonrones en Grandes Ligas, incluyendo 26 en el 2010 con los Diamondbacks, Johnson dijo que quiere saber qué podrá hacer con la pared del jardín derecho del Yankee Stadium-a sólo 315 pies del home plate por la raya.

"Es fácil visualizar esa verja", expresó. "Va a ser interesante ver cómo manejaré esa tentación. Aún hay que hacer lo mismo, poner buenos swings. Espero que algunos de esos batazos que normalmente se quedan en la zona de seguridad salgan del parque".