Rubby de la Rosa. (David Goldman/AP)

BOSTON - Aún hay tiempo de sobra para que el serpentinero dominicano Rubby de la Rosa se convierta en una pieza clave de los Medias Rojas de Boston. Eso podría suceder tan pronto como en el 2014.

El diestro cumplirá 25 años de edad en marzo y, por primera vez en mucho tiempo, ha disfrutado de un invierno en salud.

De la Rosa también está arraigado en los Medias Rojas ahora. El año pasado, estaba recién llegado tras ser el jugador por nombrar en el megacanje que envió al mexicano Adrián González, Carl Crawford y Josh Beckett a los Dodgers.

"En estos momentos, ya no estoy preocupado por eso", dijo De la Rosa. "Sólo me concierne mi cuerpo y mejorar y sentirme como me siento ahora mismo. No es fácil llegar a un equipo y ser canjeado. Eso fue algo distinto".

Tampoco es fácil volver a lanzar tras una cirugía Tommy John, a la cual De la Rosa se sometió en el 2011. El quisqueyano dice que ahora, por fin, se siente completamente recuperado.

"El año pasado, no me sentía así", manifestó. "No puedes hacer las cosas si no estás al 100%, pero ahora soy capaz. Me siento más cómodo. Siento que estoy increíblemente saludable".

Además, De la Rosa ha pasado bastante tiempo en lo que va de la temporada baja trabajando con una leyenda viviente - el ex serpentinero dominicano de Grandes Ligas, Pedro Martínez.

"Quería entrenar y trabajar con Pedro durante el invierno (y no exclusivamente en los entrenamientos)", dijo De la Rosa. "Estamos trabajando mucho en todo. Se trata de una oportunidad que ni puedo describir".

Se nota que De la Rosa ha estado entrenando fuera del terreno también, ya que aparenta haber bajado de peso.

"Por fin siento que estoy bien 100%, mental y físicamente", dijo De la Rosa. "Es emocionante para mí. No veo la hora de que comience la temporada".

Falta ver dónde estará De la Rosa cuando arranque la campaña del 2014. Es posible que se gane un puesto en el roster de Boston para el Día Inaugural, quizás como relevista, dependiendo de cómo sucedan las cosas. La rotación ya está repleta. Por lo tanto, fungir como abridor no sería una alternativa, al menos no al principio de la temporada.

En 11 presentaciones por los Medias Rojas en el 2013 en calidad de relevista, De la Rosa registró una efectividad de 5.56. No obstante, el quisqueyano confía en que en el 2014 estará en posición de brindarle un mejor desempeño al equipo.

"Espero tener la oportunidad, pero no es decisión mía. Tengo que hacer lo que el equipo quiera. Si me necesitan en el bullpen o como abridor, estoy dispuesto. En mi opinión, me gustaría ser abridor. Pero si me necesitan como relevista, iré al bullpen y estaré contento".