Joey Votto.

Algunas personas creen que sería buena idea que Joey Votto se hiciera out con más frecuencia. Que el primera base de los Rojos se embasara menos. Que ayudara a la oposición. Por lo menos así veo yo sus argumentos.

A los lanzadores de la Liga Nacional les tiene que encantar esta sugerencia. Si Votto decide hacer más outs, las tarea de los pitchers se volverá mucho más fácil. ¿Cómo se inician estos debates? ¿Hay gente aburrida a esta altura del año?

Planteo lo siguiente: Joey Votto NO debería cambiar su mentalidad en el plato. Decir otra cosa es una locura. Ya es uno de los 10 mejores jugadores de la Nacional. ¿Por qué cambiar eso?

Vamos a ver la temporada que provocó estas conversaciones en Cincinnati. En el 2013, Votto fue líder del Viejo Circuito en porcentaje de embasarse por cuatro año seguido.

Eso es bueno, ¿no? Pues para algunos, no. Votto también encabezó la Nacional en bases por bolas recibidas, por tercera ocasión consecutiva. Algunos fanáticos no ven con buenos ojos eso tampoco.

Votto estuvo entre los líderes en casi todo: Quinto en anotadas, sexto en hits, décimo en promedio, undécimo en jonrones, undécimo en slugging y cuarto en OPS (porcentaje de embasarse más slugging).

Él y Paul Goldschmidt empataron por el liderato de bases por bolas intencionales con 19. Votto tuvo porcentaje de embasarse de .477 con corredores en posición de anotar. Es posible que no fuera el mejor pelotero de la Nacional este año, pero no había forma de debatir quién lo fue sin mencionar el nombre de Votto.

Ahora pasemos a las estadísticas más sofisticadas. ¿Demuestran dichas métricas alguna debilidad en el juego de Votto? Pues no. El toletero estuvo sexto en la Nacional en WAR entre los jugadores de posición y cuarto en WAR ofensivo, según baseball-reference.com. Entre todos los jugadoes, incluyendo a los lanzadores, estuvo décimo en WAR.

Para algunas personas, esto no es suficiente. Ellos señalan que Votto viene de empujar apenas 73 carreras. Todos entendemos que las impulsadas dependen de ciertas circunstancias y que hay mejores formas de evaluar a un bateador. Algunas personas no han llegado a comprender eso.

Por ejemplo, porcentaje de embasarse, slugging y OPS son una buena medida de un bateador. Votto estuvo primero, undécimo y cuarto en la Nacional en dichos departamentos.

Al fin y al cabo, la meta en el béisbol es no ser puesto out. Algunos directivos bien inteligentes se enorgullecen por encontrar a bateadores que saben luchar turnos largos y obligar a los pitchers a hacer más lanzamientos de lo que quisieran.

Ningún bateador de Grandes Ligas obligó a los lanzadores a hacer más pitcheos en el 2013 que Votto. El inicialista vio un total de 3,033 lanzamientos, 18 más que Mike Trout. Encabezó la Nacional en ese sentido también en el 2011, terminando detrás de Dustin Pedroia y Curtis Granderson en las Grandes Ligas.

Pero con todo y eso, algunas personas han argumentado que debido a que sólo viene de empujar 73 carreras, Votto debería ampliar su propia zona de strike con corredores en posición de anotar. A los ejecutivos de los Rojos se les ha preguntado por eso muchas veces.

Ese porcentaje de embasarse de .477 con corredores en posición de anotar dice mucho. Sólo cuatro bateadores de la Nacional se embasaron más en dicha situación.

Sin embargo, la idea de algunos es que si Votto le tira a más pitcheos fuera de la zona-en otras palabras, abandonar una de las cosas que lo hacen tan buen pelotero-empujará más carreras. Este consejo es bien equivocado.

En siete temporadas de Grandes Ligas, Votto ha ido al plato 3,790 veces. Ha hecho las cosas de una sola manera todo el tiempo. No debería cambiar ahora. Es bastante valioso en los Rojos NO haciendo outs.

Si Votto empieza a tirarle a pitcheos fuera de la zona de strike, le hará daño al equipo de Cincinnati. En vez de subir, el total de empujadas del veterano podría bajar. Pero volvemos a destacar que las impulsadas son un producto de otras circunstancias.

Claro, vería menos pitcheos y se embasaría menos. Hay que tomar en cuenta la química de un lineup también. Si Votto empieza a dar swings ante pitcheos malos, ¿cuál mensaje enviará eso a Brandon Phillips y Jay Bruce? El primero estaría diciendo que no confía en los otros dos, que es él quien tiene que empujar las carreras.

Pero no depende sólo de él, sino de todos. Bruce y Phillips serían los primeros en decir que batear detrás de Votto les ha convenido y que por él han tenido más oportunidades.

Es natural que los fans busquen formas de mejorar a los Rojos, luego de otra postemporada decepcionante. Pero cambiar la mentalidad de Votto sería un error. Es un excelente pelotero y un modelo a seguir en varios sentidos. Los Rojos son afortunados de contar con él, tal como siempre ha sido.