Jack Morris. (Gregory Shamus/Getty Images)

Jack Morris ha estado más cerca de ser electo al Salón de la Fama que cualquier otro candidato cuya admisión le haya sido negada, pero en éste, su 15to y último año en la papeleta de votación de la Asociación de Cronistas de Béisbol de Estados Unidos (BWAA), Morris todavía enfrenta obstáculos.

Es una vergüenza.

Morris bien podría ser una víctima de la dependencia actual al análisis de estadísticas.

En el mundo de las estadísticas del béisbol, cuatro no siempre equivale a cuatro. Las evaluaciones deben basarse en eras, y para su era, Morris fue el pitcher más dominante del juego.

Morris pasó toda su carrera en Grandes Ligas lanzando en la Liga Americana y enfrentando al bateador designado, el cual fue adoptado en 1973 - cuatro temporadas antes de que Morris debutara a finales de la campaña con Detroit.

Hay 12 pitchers abridores en el Salón de la Fama que lanzaron durante la era del bateador designado, Ninguno de esos 12 pasó su carrera entera en la Liga Americana.

Sólo dos de ellos enfrentaron a un bateador designado en más de la mitad de sus juegos en Grandes Ligas: Bert Blyleven lanzó 483 de sus 692 partidos en la Liga Americana después de la adición del BD. Jim Palmer hizo todas sus 558 presentaciones con los Orioles de Baltimore, pero solamente 354 de ellas llegaron después de la adición del bateador designado.

Y sí, el BD agrega más presión al lanzador a la hora de enfrentar un lineup.

Los otros 10 abridores que enfrentaron al BD en sus carreras son Don Sutton (174 de 774 presentaciones en contra de lineups con BD), Tom Seaver (97 de 656 presentaciones), Nolan Ryan (381 de 807 presentaciones), Gaylord Perry (277 de 777 presentaciones), Phil Niekro (124 de 740 presentaciones), el dominicano Juan Marichal (11 de 471 presentaciones), Ferguson Jenkins (255 de 664 presentaciones), Catfish Hunter (214 de 500 presentaciones) y Steve Carlton (46 de 741 presentaciones).

Rollie Fingers (exaltado al Salón en 1992), Dennis Eckersley, (2004), Bruce Sutter (2006) y Goose Gossage (2008) se convirtieron en inmortales por su labor como relevistas y no como abridores.

Un pitcher ganador

Las 254 victorias de Morris lo igualan con Red Faber en el 43er lugar de la lista de todos los tiempos. Existen 13 pitchers por encima de Morris quienes no han sido votados a Cooperstown.

De ellos, Greg Maddux, Tom Glavine y Mike Mussina se encuentran en la papeleta de votación por primera vez este año. Randy Johnson, Jamie Moyer y Andy Pettitte todavía no son elegibles. Tony Mullane (1881-94), Bobby Mathews (1871-87), Jim McCormick (1878-87) y Gus Weyhing (1887-1901) fueron productos de la década de 1800s.

Roger Clemens fue elegible por primera vez hace un año, pero fue blanco de los votantes que protestaron contra el uso de sustancias prohibidas. Y luego esta Tommy John, quien ocupa el 26to sitio de todos los tiempos, con 288 triunfos, y Jim Kaat, en el sitio No. 31, con 283 victorias.

Éxito comprobado

Morris fue el pitcher más exitoso de su era. Debutó con Detroit, con quienes tuvo presentaciones breves en 1977 y 1978 antes de establecerse en la Gran Carpa.

Desde su debut hasta 1994, la última campaña de Morris, ganó 254 juegos. El nicaragüense Dennis Martínez, quien también tiró en cada una de esas dos temporadas, es un distante segundo lugar para ese período de 18 temporadas, con 218 victorias, seguido por Bob Welch (211), Ryan (202) y Frank Tanana (189).

También en postemporada

Morris vio acción en siete series de postemporada y ganó tres Series Mundiales: en 1984 con Detroit, 1991 con Minnesota y 1992 con Toronto.

Morris abrió el Juego 1 en seis de esas siete series de playoff, y se ganó dicha selección por parte de tres managers: Sparky Anderson en Detroit, Tom Kelly en Minnesota y Cito Gaston en Toronto.

La única vez que Morris se perdió una salida en el Juego 1 fue con Detroit en contra de Minnesota en la Serie de Campeonato de la Liga Americana en 1987. Pero Morris abrió por los Tigres en el último juego de la temporada regular ese año - y lanzó toda la ruta - lo que lo obligó a descansar un día extra antes de ver acción en la postemporada.

Morris tuvo foja de 4-2 y efectividad de 2.96 en siete aperturas de por vida en Serie Mundial, con tres juegos completos, incluyendo una victoria por 1-0 en 10 entradas en el Juego 7 por Minnesota en contra de Atlanta en 1991.

Datos a destacar

• El promedio de efectividad de por vida de Morris fue de 3.90. El promedio más alto para un pitcher integrante del Salón de la Fama es 3.80 de Red Ruffing.

• Morris recibió el 67.7% de los votos el año pasado, quedando se 42 votos de ser elegido. Desde su primer año en la papeleta de votación, su total de votos ha aumentado en 12 de los últimos 13 años, incluyendo en cada uno de los últimos seis.

• Morris vio acción en cinco Juegos de Estrellas, y finalizó dentro de los primeros 10 en la votación para el trofeo Cy Young por la Liga Americana en siete ocasiones.

• Morris fue el Jugador Más Valioso de la Serie Mundial de 1991 y el Pitcher del Año de The Sporting News en 1981.

• Morris lanzó 175 juegos completos, más que Maddux (109) y que Glavine (56) combinados. Entre los ocho lanzadores abridores que aparecen en la papeleta de votación este año, Clemens ocupa el segundo puesto con 118 juegos completos, seguido por Maddux (109), Curt Schilling (83), Mussina (57), Glavine (56), Kenny Rogers (36) y el japonés Hideo Nomo (16).