Lloyd McClendon

Lloyd McClendon nunca perdió el deseo de volver a dirigir en Grandes Ligas. Se preguntó si algún día recibiría la oportunidad.

Ahora llegó dicha oportunidad, ya que McClendon es el nuevo manager de los Marineros de Seattle.

McClendon cree que ha aprendido de su primera oportunidad como piloto y que está listo para dar un paso hacia adelante. Los Marineros necesitan un capataz con una fuerte personalidad para sacar la franquicia del letargo que sufre desde hace una década.

De hecho, McClendon fue la segunda opción de Seattle en el 2011 cuando el equipo eligió a Eric Wedge para dirigir la escuadra. También fue finalista cuando finalmente fue escogido Don Wakamatsu en el 2009. Fue entrevistado en estos días para el mismo puesto en Detroit, donde había fungido como coach de bateo desde el 2007. Y hace un año, fue candidato a dirigir a los Marlins.

McClendon no se ha quejado. De hecho, siempre ha visto el lado positivo de las cosas. La vida no siempre ha sido fácil para él, ya que se crió en Gary, Indiana, una ciudad de la industria acerera. Es uno de 13 hermanos y el más joven de los 10 varones.

A los 12 años de edad, representó Gary en la Serie Mundial de Pequeñas Ligas y hasta hoy en día en dicha ciudad es conocido como Legendario Lloyd por lo que hizo en aquel evento: Le dio swing a cinco pitcheos y conectó cuadrangular con cada uno de ellos. Y en otras cinco veces al plato, recibió base por bolas intencional en cada ocasión.

Los Marineros han terminado en el cuarto lugar en ocho de los últimos 10 años-y antes del 2013, sólo había cuatro equipos en su división, el Oeste de la Americana. Seattle ha perdido 90 juegos o más seis veces desde el 2004, lapso en que ha tenido récord ganador en sólo dos ocasiones.

Por eso los Marineros buscaban un manager este invierno. En los últimos 10 años, siete dirigentes diferentes han estado al frente del equipo.

Ahora le toca a McClendon.

La primera vez que dirigió McClendon fue con los Piratas de Pittsburgh, del 2001 al 2005. Allí no hubo muchas posibilidades de triunfar, ya que el nuevo piloto de Seattle fue uno de seis managers del período de 20 temporadas perdedoras de los Bucaneros de 1993 al 2012.

En sus casi cinco campañas con los Piratas, McClendon tuvo marca de 336-446 (porcentaje de ganados y perdidos de .430). Pittsburgh había sido un equipo malo antes de la llegada de McClendon; después de su ida, siguió siendo un equipo malo.

Se puede esperar que McClendon haya aprendido de sus experiencias, incluyendo la de estar reunido en Detroit con Jim Leyland-su manager en Pittsburgh durante su carrera como jugador. En los Tigres, McClendon trabajó con un lineup explosivo y tuvo un papel clave en el desarrollo de bateadores jóvenes que llegaron a proteger a toleteros como el venezolano Miguel Cabrera y Prince Fielder.

El aspecto ofensivo es algo que necesita mejorarse en Seattle. Los Marineros han tenido el peor promedio colectivo de la Liga Americana en cada uno de los últimos cinco años, bateando .237 o menos en cada uno de los últimos cuatro.

Seattle cuenta con una base joven. Para la segunda mitad de la temporada pasada, siete de los titulares de su alineación tenían 26 años o menos, con nombres como Mike Zunino, Nick Franklin y Brad Miller.

McClendon ya conoce al gerente general de los Marineros, Jack Zduriencik, quien fuera director de escuchas de los Piratas cuando el primero era jugador del equipo. Eso es algo nuevo para Zduriencik, quien no había tenido la oportunidad de colaborar anteriormente con Wakamatsu ni Wedge antes de contratarlos.

Con cinco años en su puesto y la realidad de cuatro temporadas perdedoras en los últimos cinco años, Zduriencik sabe que su propio trabajo puede peligrar. Será de ayuda tener a alguien en la cueva que esté "en la misma página" que él.