David Ortiz (34) y Mike Napoli (der) empujaron tres carreras cada uno.

BOSTON -- Una noche espantosa de la defensa de los Cardenales abrió las puertas para que los Medias Rojas de Boston diesen el primer zarpazo en la Serie Mundial.

Luego que los umpires dieron marcha atrás a una mala decisión, Mike Napoli limpió las bases con un doble en el primer inning, Jon Lester dominó al disponer de una temprana ventaja y los Medias Rojas vencieron el miércoles 8-1 a San Luis.

David Ortiz añadió un jonrón de dos carreras en la séptima entrada, luego que el puertorriqueño Carlos Beltrán le había robado un grand slam en la segunda.

La atrapada, sin embargo, dejó fuera del juego al jardinero derecho. Al extender el brazo sobre el muro del bosque, Beltrán sufrió un golpe en las costillas derechas y tuvo que ser trasladado al hospital para que le tomasen radiografías.

Irónicamente, la mejor jugada defensiva de los Cardenales les dejó sin una de sus principales figuras, alguien que disputa una Serie Mundial por primera vez en una trayectoria de 16 temporadas.

Los Medias Rojas sacaron provecho de un par de errores del torpedero Pete Kozma para extender a nueve su racha de victorias en el Clásico de Otoño, racha que comenzó con la barrida que le propinaron a San Luis en 2004.

El segundo partido será el jueves. Los Cardenales buscarán empatar la serie con Michael Wacha, su novato sensación de 22 años, frente a John Lackey. Wacha tiene marca de 3-0 y 0.43 de efectividad esta postemporada.

Los Cardenales, un equipo que se precia por ser de los mejores en defensa de las mayores, ofrecieron un recital de desaciertos en su segunda Serie Mundial en tres campañas.

El total de errores de San Luis fue de tres, en una noche muy fría en el Fenway Park. Y no incluyó una garrafal falta de comunicación entre el abridor Adam Wainwright y el receptor Yadier Molina, quienes dejaron que la pelota picase frente al montículo tras un elevado de Stephen Drew al abrir el segundo.

Dustin Pedroia también contribuyó con un sencillo remolcador en el segundo, en el que el batazo de Ortiz engarzado por Beltrán acabó como un elevado de sacrificio.

Lester cubrió siete innings y dos tercios, al lanzar pelota de cinco hits. El zurdo recetó ocho ponches y concedió un boleto.

Cuando San Luis amagó con una reacción, congestionando las bases en el cuarto, Lester fildeó bien una roleta y puso en marcha un doble play del plato a la primera base para sofocar la amenaza.

Mientras los Cardenales sufrían con sus errores, la defensa de Boston se lució en varios momentos. Su jardinero izquierdo Jonny Gomes se zambulló para atrapar un batazo tendido al iniciar el quinto y luego el campocorto Stephen Drew dominó con clase un rodado por el medio para poner fin al inning, dejando a corredores esperando remolque en segunda y tercera.

Wainwright toleró cinco carreras --tres limpias-- y seis hits en cinco innings.

Los Cardenales evitaron la blanqueada en el noveno, cuando Matt Holliday bateó un jonrón solitario ante Ryan Dempster.

Desde el comienzo, el partido fue una pesadilla para el mánager de San Luis Mike Matheny, en particular en el primer inning, cuando los umpires se reunieron para revertir una decisión de Dana DeMuth, el encargado de la segunda base.

Los umpires dictaminaron correctamente que Kozma no atrapó bien una pelota que el intermedista Matt Carpenter le tiró tras un roletazo de Ortiz.

"Aquí estamos cinco (umpires), ¿comprende? Y los cinco decidimos con cien por ciento de seguridad que la pelota no fue atrapada. Nuestro trabajo es tomar decisiones correctas", le dijo el umpire principal John Hirschbeck a Matheny, según el audio de la transmisión de televisión.

Por los Cardenales, los puertorriqueños Beltrán de 1-0, Molina de 4-1.

Por los Medias Rojas, el dominicano Ortiz de 3-2 con dos anotadas y tres impulsadas.