Gerrit Cole y Adam Wainwright.

SAN LUIS -- Los Cardenales y Piratas, rivales de la División Central de la Liga Nacional, chocan este miércoles por la noche en el Juego 5 de la Serie Divisional en el Busch Stadium.

Al igual que la serie de la temporada regular y la lucha por la división, la cual no se definió sino hasta la última semana de la campaña, la serie actual estaba prácticamente destinada a llegar hasta lo último desde el momento que empezó.

Estos equipos llevan batallando durante seis meses. En el camino, intercambiaron palizas en la pizarra, pero se mantuvieron a la par en la tabla de posiciones. Ambos equipos lucían estar conscientes que no todo estaba dicho entre ellos.

Hasta hoy, día en el cual el perdedor se irá a casa.

"Este será nuestro juego No. 168", dijo el manager de los Piratas, Clint Hurdle. "También será la 24ta vez que nos enfrentamos a los Cardenales. Ha sido una lucha muy reñida. Ha sido una serie de gran reto y de mucho respeto".

De hecho, ha surgido una nueva rivalidad en la Central del Viejo Circuito - y es nueva sólo porque los Bucaneros se han crecido este año, mientras que los Cardenales son desde hace tiempo uno de los equipos élite de la L.N.

En 23 compromisos este año, los Piratas suman 12 victorias y los Cardenales 11. En la pizarra, incluyendo la serie actual, San Luis ha anotado 102 carreras y Pittsburgh 99.

Pero lo más importante ahora es que están empatados a dos victorias por bando en la SDLA con un partido por jugar.

El abridor de los Cardenales, Adam Wainwright, quien ha sido parte de muchas batallas de postemporada en los últimos siete años, trata de no telegrafiarles sus lanzamientos a los Piratas para que no detecten cualquier ajuste que les tenga preparado para el miércoles.

"Bueno, por lo que dijo Andrew McCutchen, van a estar listos para mí, así que yo me aseguraré de estar preparado para ellos", dijo Wainwright el martes. "Voy a salir y no tratar de hacer demasiado. Tendré un buen plan de juego. Estaré preparado y se me hacen desviarme de ese plan, hare los ajustes necesarios durante el partido".

Por su parte, los compañeros de equipo de Wainwright tendrán que hacer ajustes al enfrentarse a Gerrit Cole, el abridor novato de Pittsburgh, que dominó a San Luis en el Juego 2. A pesar de la familiaridad entre estos equipos, fue la primera vez que los bateadores de los Cardenales se enfrentaban al joven derecho. Ahora el lineup de San Luis conoce un poco mejora su oponente.

Y aunque es apenas un novato, Cole está bien consciente de que el béisbol es un juego que requiere ajustes.

"Me vieron hace unos días, pero a la vez, yo también los vi a ellos", dijo Cole. "Por lo tanto, va a ser cuestión de ejecutar algunos pitcheos y localizarlo y ejecutarlo cuando sea necesario".

Este equipo de los Cardenales tiene un historial de éxito en juegos de eliminación, especialmente en San Luis, aunque la victoria del lunes en Pittsburgh también califica.

Los Piratas llegaron a la postemporada por primera vez desde 1992, vencieron a los Rojos en el Juego del Comodín y cambiaron el rumbo de la SDLN con una victoria en el Juego 2.

Pero en el Juego 5, algo tiene que ceder.

"Este juego es para que alguien lo gane", dijo Hurdle. "Tienes que hacer los jugadas. Tienes que ejecutar los pitcheos. Tienes que tener buenos turnos al bate. Y en algún momento, algo completamente distinto puede pasar. No sabes si va a haber un tira y tira.

"Eso, creo yo, es lo que lo hace tan emocionante.