DETROIT - Con los batazos de Jhonny Peralta, Víctor Martínez y Omar Infante, así como un desacostumbrado relevo de Max Scherzer, los Tigres sobrevivieron y viajarán de vuelta a Oakland. Detroit recibió también la ayuda de un par de espectadores detrás del jardín derecho.

El dominicano Peralta conectó un jonrón de tres carreras que empató la pizarra por vez primera y el venezolano Martínez volvió a igualarla mediante un polémico vuelacerca, para que los Tigres vencieran el martes 8-6 a los Atléticos y obligaran a un quinto duelo en la serie de primera ronda de playoffs en la Liga Americana.

Scherzer salió de un predicamento, con las bases llenas en su inusitada labor como relevista, para que los Tigres sobrevivieran en un encuentro en que podían ser eliminados.

Los Tigres, que estuvieron en desventaja buena parte del encuentro, empataron primero con el bambinazo de Peralta en la quinta entrada. En la séptima, Martínez pegó un batazo sin hombres en las almohadillas, y un par de aficionados se estiraron por encima de la cerca en busca de atrapar la pelota.

Al menos uno de ellos malabareó la esférica, lo que impidió que el jardinero derecho Josh Reddick tuviera oportunidad alguna de atraparla mediante un gran salto.

Reddick y el jardinero central Coco Crisp protestaron de inmediato y señalaron hacia el graderío con la esperanza de que se marcara una interferencia de los espectadores. Pero los umpires ratificaron el cuadrangular en solitario tras revisar la repetición en video.

"No tengo duda de que yo iba a atrapar esa pelota. Cuando miré la repetición seguí pensando lo mismo", dijo Reddick. "Es absolutamente frustrante que un fanático influya en el juego".

Pero Gary Darling, el jefe del cuerpo de umpires y quien estaba en el jardín derecho, opinó lo contrario.

"Está claro que él no iba a atrapar esa pelota, así que iba a ser un jonrón evidente", aseguró. "No había evidencias en la repetición para indicar lo contrario".

Scherzer, quien cumplió su primera aparición como relevista desde la postemporada de 2011, había permitido ya una carrera en la séptima entrada. Con los Tigres arriba por 5-4, obsequió un boleto y permitió un doble en el comienzo de la octava.

Pero después de un pasaporte intencional que llenó las bases, el manager Jim Leyland dejó en el montículo a su astro, ganador de 21 juegos.

Scherzer ponchó a Reddick y a Stephen Vogt, antes de obligar a que el emergente venezolano Alberto Callaspo conectara una línea al jardín central, para el tercer out.

"Fue algo surrealista", dijo Scherzer. "Quizás no fue el noveno inning, pero uno sueña con lanzar en esas situaciones, con las bases llenas, en el octavo, sin outs y lograrlo".

Detroit, que no conectó hits en los primeros cuatro innings, añadió tres carreras en el octavo, gracias a un lanzamiento descontrolado y a un doble del venezolano Infante, que puso la pizarra en 8-4.

El cubano Yoenis Céspedes conectó un sencillo de dos carreras en la novena entrada, para que la carrera potencial del empate llegara a la caja de bateo. Pero el dominicano Joaquín Benoit ponchó a Seth Smith para poner fin al encuentro.

Ahora, los Tigres podrán enviar a Justin Verlander a la lomita para el quinto partido, el jueves por la noche, en Oakland. Verlander maniató a los Atléticos en el quinto y definitivo juego de estas mismas instancias, el año pasado.

A Scherzer le correspondía originalmente la apertura del quinto juego, antes de que sus servicios se requirieran el martes, para dar oxígeno a Detroit.

"Corrimos el riesgo y ahora ambos equipos tendrán a un buen lanzador dentro de dos días", dijo Leyland.

Oakland no ha anunciado quién será su abridor. Es el turno del dominicano Bartolo Colón en la rotación, pero el novato Sonny Gray podría laborar también, con descanso normal, después de su actuación sobresaliente en el segundo juego.

Por los Atléticos, el cubano Céspedes de 5-2, dos remolcadas. El venezolano Callaspo de 1-0.

Por los Tigres, los venezolanos Martínez de 4-3, dos anotadas y una remolcada; Miguel Cabrera de 4-1; Infante de 4-1, dos remolcadas; y Hernán Pérez con una anotada como corredor emergente. El dominicano Peralta de 3-2, una anotada y tres empujadas. El cubano José Iglesias de 3-0.