SAN LUIS -- Un descomunal jonrón de tres carreras de Carlos Beltrán prendió una andanada de siete anotaciones en la tercera entrada y los Cardenales de San Luis les bajaron los humos a los Piratas de Pittsburgh al vencerles el jueves 9-1 en el primer juego de la serie de primera ronda de la Liga Nacional.

El puertorriqueño Beltrán, quien nunca ha disputado una Serie Mundial, volvió a demostrar su estirpe de uno de los grandes toleteros a la hora de los playoffs. Su batazo viajó 443 pies hacia las gradas del bosque derecho, poniendo a San Luis en ventaja. Fue el segundo batazo más largo conectado por un zurdo en los ocho años de existencia del Busch Stadium.

Beltrán acumula 15 jonrones, 10 dobles y 28 impulsadas en 35 juegos de postemporada. También cuenta con 40 carreras anotadas y bases robadas.

Matt Carpenter, el primer bate de los Cardenales, calificó a Beltrán como el "Mister Octubre".

"Es como nuestra arma secreta cuando se trata de la postemporada, siempre responde", dijo Carpenter. "Hay gente tiene esa capacidad para hacerse presente en juegos importantes y él es uno de ellos".

Además, los Cardenales contaban con su as. Adam Wainwright maniató a los Piratas, cubriendo siete sólidas entradas.

"Poder haber dado un buen primer paso y jugando tan bien, creo que eso tonifica nuestra confianza", dijo el piloto de los Cardenales, Mike Matheny. "Nos permite tomar algo de impulso, y eso es importantísimo cuando se trata de una serie de cinco juegos".

Los primeros ocho bateadores de los Cardenales lograron alcanzar base en el tercer inning, sacando del juego a A.J. Burnett. Fue la segunda apertura más corta en la carrera del derecho de los Piratas, cuya floja situación dejó noqueados a los Piratas muy temprano en el juego.

"El juego número 164 ha sido un golpe muy fuerte", dijo el mánager de los Piratas, Clint Hurdle. "Una de las cosas en las que somos buenos es no abrumarse".

Lance Lynn (15-10) abrirá por los Cardenales contra el novato Gerrit Cole (10-7) en el segundo juego el viernes.

Los Piratas, tras poner fin a una sequía de 21 años sin participar en los playoffs, parecían llegar a la serie divisional bien entonados tras derrotar a los Rojos en el juego de wild cards el jueves. Pero nunca pusieron en aprietos a Wainwright, en un juego en el que apenas conectaron cuatro hits. Su única carrera fue mediante un jonrón solitario del dominicano Pedro Alvarez al abrir el quinto episodio.

Pittsburgh, además, fue desprolijo en la defensa, cometiendo tres errores. Y su relevista dominicano Carlos Martínez realizó la mejor jugada. Sin balance, Martínez sacó un tiro desde la raya de tercera a la inicial para sacar out a Russell Martin.

"¡Vaya jugada!", rugió Matheny desde la caseta.

Wainwright sigue invicto en la postemporada, ahora con marca de 3-0 y 2.27 de efectividad en 14 apariciones, cinco de las cuales son aperturas. Toleró una carrera y tres hits en siete innings, con nueve ponches y ningún boleto.

El derecho compartió el liderato de su circuito con 19 victorias este año y cerró 4-0 en sus últimas cinco salidas.

Como primero al bate en el tercero, Wainwright también fue quien puso en marcha el inning arrollador de los Cardenales al negociar un boleto gratis en cuenta de 3-2. El jonrón de Beltrán trajo las primeras carreras, y luego Jon Jay recibió el boleto con las bases llenas. David Freese añadió un sencillo de dos carreras que limpió las bases cuando el tiro del jardinero derecho Marlon Byrd al plato fue desviado.