Yasmani Grandal.

SAN DIEGO -- El receptor de los Padres, Yasmani Grandal, no ha podido dormir bien. En vez de perder tiempo mirando al techo o viendo televisión, el cubano con frecuencia observa videos de su próximo oponente.

El trabajo adicional en la sala de video, junto a ejercicios detrás del plato durante la temporada muerta, tienen a Grandal sobresaliendo por su defensa. Esto no se podía decir de él la temporada pasada, cuando era incluido en la alineación por su bate en vez de su guante.

"No me gustó la manera en que jugué la campaña pasada", declaró Grandal. "Esta temporada muerta, me empeñé en tener la receptoría como prioridad y que el bateo corriera por cuenta propia".

Por eso pasa tanto tiempo observando video. Por eso pasó bastante tiempo haciendo ejercicios de receptor en el invierno. Quería cambiar su reputación de receptor ofensivo. Quería ser un jugador completo.

Ya que no podía tomar un bate debido a desgarres en ligamentos de un dedo de la mano izquierda, Grandal no tenía otra alternativa.

"Pasé de dos a tres horas diarias estudiando diferentes aspectos de la posición, y pienso que me ayudó a crecer como un pelotero defensivo", indicó Grandal. "Hay ocasiones en las que estoy en casa y no puedo dormir y me siento a ver videos. Así me gusta emplear mi tiempo libre, porque el ser un buen receptor defensivo es mi principal responsabilidad".

Su trabajo fuerte ha sido reconocido. La rotación de San Diego ha elogiado la labor de Grandal y reconocieron lo comprometido que está a la receptoría. Eso también ha sido evidente en el récord del equipo también. Los Padres tienen marca de 10-3 en partidos con Grandal como titular detrás del plato, una corta estadía luego de cumplir una suspensión de 50 juegos por dopaje.

Aunque Grandal ha tenido problemas con el bate en ese trecho -- batea solamente .191 con tres extrabases -- el dirigente Bud Black ha estado impresionado con su capacidad de separar la ofensiva y su defensa.

"Ha podido separar ambas cosas", indicó Black. "Ha tenido un lento comienzo con el bate, pero no ha dejado que eso afecte su trabajo detrás del plato. Su plan de juego ha sido maravilloso, y siempre parece estar en la misma página que el lanzador. Se merece todos los elogios que se ha llevado".

Grandal hizo de todo un poco en el segundo partido de la serie de San Diego contra Arizona. Tuvo un buen juego atrapándole a Jason Marquis, y lo respaldó con un cuadrangular de tres carreras en el cuarto episodio.

"He hecho buenos swings, pero no creo que la pelota ha viajado tan lejos", señaló Grandal. "Cuando hago buen contacto, parece que la pelota le cae a alguien. Sabía que eso cambiaría eventualmente y fue un alivio que hubo buenos resultados en el último partido".