Zack Greinke

GLENDALE, Arizona -- Los Dodgers esperan que una inyección de plasma junto a medicamentos antiinflamatorios, como cortisona, ayuden a desaparecer la dolencia que su abridor Zack Greinke tiene en el codo derecho.

El club viene empleando esta clase de tratamiento desde el 2008, cuando el relevista Takashi Saito responidó bien al procedimiento, además de Chad Billingsley, para que evitaran una operación Tommy John.

El vicepresidente de servicios médicos de los Dodgers, Stan Conte, sin referirse a la situación de Greinke, dijo que la comunidad médica no está segura si las inyecciones de plasma funcionan pero que no tienen efectos secundarios, así que vale la pena intentarlas.

"Los dos aspectos del tratamiento son, primero, para acelerar el proceso de sanamiento y no lo hemos visto", declaró Conte. "Segundo, para que sea un sanamiento más completo, que deje menos residuos de tejidos y reduzca el riesgo de sufrir otra vez la misma lesión".

La situación de Greinke ha sido calificada por el equipo como una "inflamación" en la parte trasera del codo, pero no se ha dado a conocer el motivo de dicha inflamación. El serpentinero podría comenzar a tirar otra vez el fin de semana, pero parece que está en duda para su arranque de la temporada regular el 2 de abril.