Fernando Valenzuela.

PHOENIX - A 30 años del apogeo de la fuerte rivalidad entre los Dodgers del zurdo mexicano Fernando Valenzuela y los Bravos del toletero Dale Murphy, ambas figuras compartieron el escenario del Chase Field el viernes para realizar juntos el lanzamiento de honor antes del partido entre México y Estados Unidos en el Grupo D del Clásico Mundial 2013.

"Es bonito volverlo a encontrar después de tantos años en un mismo lugar", dijo Valenzuela acerca de su reencuentro con Murphy.

"Tuvimos nuestras batallas", comentó Murphy al recordar los choques entre Atlanta y Los Angeles en la década de los 80.

Efectivamente, tanto en 1982 como en 1983, los Bravos y los Dodgers lucharon hasta los últimos días de la temporada para decidir el campeón de la División Oeste de la Liga Nacional. La primera vez salió airoso Atlanta, mientras que al año siguiente Los Angeles terminó en el primer lugar.

Vistiendo el uniforme de los Bravos-dirigidos de 1982 a 1984 precisamente por Joe Torre, manager de la selección estadounidense en este Clásico Mundial-Murphy sacó la mejor parte en las batallas individuales entre él y Valenzuela.

En 128 veces al bate y 110 turnos oficiales frente al "Toro" en su carrera, Murphy bateó .318, con ocho jonrones, 24 empujadas y un robusto OPS (porcentaje de embasarse más slugging) de 1.014. Ningún bateador de Grandes Ligas conectó más cuadrangulares ni impulsó más carreras ante Valenzeula que The Murph.

Murphy terminó su ilustre carrera de Grandes Ligas con 398 vuelacercas en 18 años, siendo nombrado Jugador Más Valioso de la Liga Nacional precisamente en 1982 y 1983 y asistiendo a siete Juegos de Estrellas.

Valenzuela, considerado el mejor lanzador que ha dado México en su historia, ganó 173 juegos en Grandes Ligas y fue convocado a seis Juegos de Estrellas. En 1981, año de la "Fernandomanía", fue nombrado Novato del Año y Cy Young de la Liga Nacional.

"Es un gran honor", dijo Valenzuela, coach de pitcheo de la selección mexicana, sobre la invitación de hacer el lanzamiento de honor junto a Murphy aquí.

Murphy, coach de primera base de Estados Unidos, se expresó igual.

"Es un honor ser parte de esto con Fernando", señaló. "Es un honor ponerme este uniforme."