Julio Lugo. (AP)

HERMOSILLO– El jueves en el Estadio Sonora, último día de la Serie del Caribe del 2013, Julio Lugo hablaba como un hombre preparado para el retiro y contento con lo logrado en su carrera. Sin embargo, el dominicano expresó cierta pena al dejar el juego que tanto quiere.

"Es triste, porque tú abandonas lo que tú quieres, lo que tú adoras, lo que es tu pasión", dijo Lugo. "Al mismo tiempo me siento orgulloso y le doy las gracias a Dios por tener la oportunidad de realizar mi sueño desde una temprana edad y poder disfrutar todo ese tiempo en las Grandes Ligas."

Efectivamente, Lugo jugó 12 años en la Gran Carpa con los Astros, Rays, Dodgers, Medias Rojas, Cardenales, Orioles y Bravos, terminando con promedio de .269, 198 bases robadas y 475 carreras empujadas. Ganó un anillo de Serie Mundial como torpedero titular de Boston en el 2007.

Además de su paso por las Grandes Ligas, Lugo ha sido figura relevante en la liga invernal de la República Dominicana, finalizando aquí en el Clásico Caribeño con los Leones del Escogido.

"Estoy agradecido", manifestó el infielder, quien en esta Serie del Caribe bateó .300 (10-3) con un jonrón, tres empujadas y dos anotadas. "Adoro el juego, me gusta lo que hago y me voy agradecido. Nunca pensé que Dios me iba a dar la oportunidad tan grande y tan bonita de tener la satisfacción de hacer todas las cosas que he hecho."

Lugo, a quien exhibió un aire de paz y tranquilidad al aparentemente finalizar su carrera profesional, expresó que ahora piensa dedicarle más tiempo a su familia, ya que es padre de cuatro hijos.

"No tengo ningún lamento", dijo. "He tenido una buena carrera. He alcanzado la meta de ganar una Serie Mundial y en todas las ligas que he jugado he podido ganar; gané en Doble-A, gané en Triple-A, gané en Grandes Ligas y en la Liga Dominicana. He podido terminar mi carrera a un buen paso."