SAN DIEGO - Sería casi imposible en pasar por alto los logros ofensivos y defensivos del tercera base de los Padres Chase Headley durante la temporada 2012.

Tuvo su mejor temporada en el plato cuando pegó 31 jonrones y lideró la Liga Nacional con 115 carreras empujadas. La semana pasada, ganó el Bate de Plata.

Hace dos semanas atrás, Headley también ganó su primer Guante de Oro luego de brillar en la tercera base el año completo.

Pero si le preguntas a Headley cual estadística le da más orgullo, sería el número 160. Ese es la cantidad de juegos en la que jugó, y quedó empatado en segundo lugar con la cantidad más alta entre los jugadores en la Liga Nacional.

"Juegos jugados y entradas jugadas, me encantan esos números, "dijo el dirigente de los Padres Bud Black en septiembre. "Estás hablando de una temporada de seis meses cuando quieres a tus jugadores en el terreno todo el tiempo. Yo admiro eso de los jugadores. El ha hecho eso. Absolutamente, él ha mostrado durabilidad."

Headley también terminó en séptimo lugar entre todos los jugadores de las Grandes Ligas en entradas jugadas (1,399).

"Tomo orgullo con eso," dijo Headley. "Ese es mi trabajo, jugar cada día. Trato de preparar mi cuerpo para poder jugar cada día. Pienso que significa mucho que puedes ayudar al equipo y el dirigente puede contar contigo."

Por lo menos estadísticamente, Headley fue un mejor jugador al final de la temporada. Desde el 1 de agosto, en un periodo de 57 juegos, sus números ofensivos fueron .318/.389/.632 con 19 jonrones y 63 carreras empujadas en sus últimos 220 turnos al bate.

Defensivamente, Headley cometió dos de sus 10 errores durante ese periodo.

¿Y como fue que Headley pudo mantenerse fresco y permanecer productivo durante los últimos meses de una larga temporada en las Grandes Ligas?

"Uno quiere conservar su energía cuando puedas, para que lo puedas tener al final de la temporada," dijo Headley.

Para lograr esto, Headley alteró su rutina de la temporada comparado a lo que antes hacía. El tenía el trabajo suficiente antes de los juegos, pero se dio cuenta que faltando las prácticas de bateo antes del juego o no practicar los roletazos lo permitió mantenerse más fuerte durante los últimos meses de la temporada.

"Pienso que he aprendido lo que mi cuerpo necesita y lo que es capaz de hacer y la cantidad de repeticiones que necesita cada día," dijo Headley. "He tratado de reducir mi rutina en la caja de bateo y en el terreno, tomando menos prácticas de bateo que los otros muchachos y tomando menos roletazos durante el año.

"Todavía haces la repeticiones que necesitas, pero puedes conservar mas tu energía."

Eso no quiere decir que Headley no cambiará su rutina. Pero le funcionó esta temporada, su mejor y más productiva como profesional.

"No quiero decir que he conseguido el balance perfecto, pero he hecho un mejor trabajo que en el pasado," dijo Headley.