El gerente general Ben Cherington y el resto de la gerencia de los Medias Rojas han ejecutado una gran transformación de la nómina del equipo, quitándole de encima aproximadamente US$260 millones de obligaciones para los próximos años con el mega-cambio realizadocon los Dodgers.

Claro, ahorrar dinero nunca es la meta primordial en Boston, así que inmediatamente surge la interrogantede cómo el equipo aprovechará el dinero.

No es que Boston de repente reciba US$260 en efectivo ahora. Los ahorros se reparten durante varios años, pero empiezan desde ahora. Para el 2013 y el 2014, el mexicano Adrián González, Carl Crawford y Josh Beckett iban a ser los jugadores mejor pagados de los Medias Rojas. Se les debe aproximadamente US$59.7 millones para el próximo año y un poquito menos de US$60 millones en el 2014. Ahí está la mayoría de los ahorros.

El tener US$60 millones más para gastar en las próximas dos temporadas podría ser algo bien impactante, aun para un equipo dispuesto a pagar un impuesto de lujo. El problema es que podrían tener que ser creativos. El béisbol ha cambiado en año recientes, con cada vez menos peloteros llegando a la agencia libre. Por ejemplo, este año Cole Hamels, Andre Ethier y el boricua Yadier Molina han firmado pactos a largo plazo con sus equipos originales, sin ir al mercado.

Los dos mejores agentes libres del 2012-13 conllevan algunas interrogantes. Josh Hamilton es un jugador de gran impacto, pero su salud siempre está en duda. Solamente una vez ha jugado más de 133 juegos en una campaña. El otro, Zack Greinke, se ha visto inconsistente desde que ganó el Cy Young de la Liga Americana en el 2009.

Y luego está la cuestión de si Greinke aceptaría lanzar en Boston, dado el historial del derecho y sus dificultades a la hora de ser el centro de atención.

Después de Hamilton y Greinke, el mercado libre de este invierno no se ve muy fuerte. Hay algunos lanzadores abridores que llaman la atención, como Kyle Lohse, Shaun Marcum, el dominicano Francisco Liriano y el venezolano Aníbal Sánchez. Pero del lado de los bateadores, hay muy poco con la excepción de Hamilton. Michael Bourn es un nombre a seguir, pero los Medias Rojas ya tienen a Jacoby Ellsbury en el jardín central.

Mike Napoli podría encajar bien como catcher o primera base, o la especie de "híbrido" que ha sido en Texas. Pero el 2012 no ha sido tan bueno como el 2011 para Napoli. Torii Hunter podría ser contratado por Boston para uno de los jardines y para estabilizar el clubhouse. Sin embargo, no estamos hablando de jugadores en los que un equipo necesariamente quiera invertir un dineral.

Entonces, los Medias Rojas podrían gastar algo para reforzar su bullpen. Casey Janssen y Matt Belisle estarán disponibles. Pero muchas veces es un error invertir mucho dinero en el relevo.

Un área en la que los Patirrojos podrían ayudarse no tiene nada que ver con adquirir personal nuevo. Ahora, Boston se ve mucho mejor a la hora de ponderar renovar con el dominicano David Ortiz, quien podría ser agente libre después de esta campaña. Es difícil imaginar al toletero aceptar mucho menos que los US$14.5 millones que gana este año. Jacoby Ellsbury estará en arbitraje salarial en el invierno y podría ser agente libre luego del 2013. El mexicano Alfredo Aceves y el venezolano Franklin Morales también se perfilan como peloteros más caros en el futuro.

Pero con todo y eso, si los Medias Rojas simplemente usan el dinero para retener a los que tienen ahora, eso no le caerá bien a la fanaticada. Además, no será suficiente para ayudar al equipo a volver a la postemporada y aspirar a una Serie Mundial.

De ahí llegamos al mercado de cambios. Boston se vio agresivo en ese sentido en el invierno del 2011-12 y podría volver a serlo después de esta temporada. Algunos delos jugadores que se mencionaron en rumores de cambio en julio podrían volver a estar disponibles en la temporada baja.

Cleveland decidió no canjear al jardinero Shi-Soo Choo y a Chris Pérez antes del 31 de julio. Vaya, un guardabosque como el surcoreano y un relevista para los innings finales como Pérez podrían caerle como anillo al dedo a los Medias Rojas. Boston también necesita ayuda en la rotación abridora; los Filis podrían estar dispuestos a cambiar a Cliff Lee.

Si los fanáticos de la "Nación Medias Rojas" quiere soñar en grande, un área que podrían ver es el campo corto. Mike Aviés es un torpedero adecuado, pero no es la respuesta a largo plazo. Las paradas cortas no representan una posición de muchos nombres en la agencia libre, pero es concebible que una estrella del puesto esté disponible vía cambio.

Los Rangers nunca han vacilado a la hora de hacer movimientos de impacto. Tienen uno de los mejores prospectos del béisbol con el torpedero curazoleño Jurickson Profar. No es lo más absurdo del mundo especular que Texas podría cambiar al venezolano Elvis Andrus para hacerle espacio a Profar. Es justo decir que los más probable sería encontrarle una posición nueva a una de las dos estrellas jóvenes, pero nunca se sabe qué puede pasar.

Al fin y al cabo, ¿quién hubiese pronosticado hace unos pocos días el mega-cambio entre Medias Rojas y Dodgers?