ST. PETERSBURG, Florida -- Los Filis de Filadelfia llevan 126 años de existencia y sólo pueden presumir de una Serie Mundial. Cualquiera se podría sentir insatisfecho con tan poco.

Decididos a darle a su ciudad un esquivo campeonato, Chase Utley pegó un jonrón de dos carreras en el primer inning, Cole Hamels supo salir de varias amenazas y Brad Lidge no falló en el relevo para que los Filis derrotasen el miércoles 3-2 a los Rays de Tampa Bay y tomaron ventaja en el Clásico de Otoño.

Sin sentir los efectos de seis días sin jugar tras alzarse con el título de la Liga Nacional, los Filis dieron un paso alentador en procura de su primera corona desde 1980. Diez de los últimos 11 equipos que ganaron el juego inicial terminaron consagrándose campeones.

"Es algo enorme", dijo Lidge sobre ganar el primer juego ante un rival que esta temporada fue el mejor como local en las mayores.. "Uno trata de restarle importancia, pero en un estadio como este, así que uno quiere sacar ese primer partido porque tiene a tu as en el montículo".

El segundo partido será el jueves cuando Brett Myers abrirá por los Filis frente a James Shields.

Hamels, apoyándose en un mejor control y aplomo, le ganó la pulseada de abridores zurdos a Scott Kazmir. Ryan Madson lanzó un octavo perfecto y Lidge bajó la cortina de igual forma en el noveno al acreditarse su 47mo rescate en igual número de oportunidades este año.

Lidge ponchó a Carlos Peña y Evan Longoria, y terminó el partido al retirar a Carl Crawford con un elevado de foul al tercera base Pedro Feliz.

La derrota amargó el bautizo de Tampa Bay en la Serie Mundial después de una década de vigencia en las Grandes Ligas. Los Rays buscan ser el primer equipo en la historia que sale campeón tras registrar el peor récord de las mayores en la campaña previa.

Los Filis picaron por delante de inmediato cuando Jayson Werth negoció una base por bola en el primer inning y Utley sacudió un jonrón por el bosque derecho en cuenta de 2-2 ante Kazmir.

Fue un inusual jonrón tolerado por Kazmir contra un bateador zurdo, ya que en la campaña regular sólo permitió uno frente a un izquierdo en 131 turnos al bate.

"Nos ganaron con ese jonrón", dijo el manager de los Rays Joe Maddon. "Nos golpearon temprano y supieron aguantar".

Filadelfia amplió la diferencia en el cuarto cuando una roleta del panameño Carlos Ruiz remolcó a Shane Victorino desde tercera para poner la pizarra 3-0.

El margen pudo ser más grande, pero los Filis fallaron constantemente con corredores en posición de anotar, sin hits en 13 ocasiones.

Kazmir fue relevado en el sexto tras permitir seis hits y tres carreras. Ponchó a dos y regaló cuatro boletos.

Un jonrón solitario de Carl Crawford en el cuarto y un doble productor de Akinori Iwamura en el quinto permitieron a los Rays acercarse 3-2.

Crawford la desapareció con dos outs, aportando su primer jonrón en la cosecha de 23 de los Rays esta postemporada. Iwamura, con tres hits en el juego, produjo su carrera, luego que Jason Bartlett recibió un pasaporte y se robó la intermedia con dos outs.

Fueron las únicas alegrías para los aficionados de los Rays, todos extasiados en el Tropicana Field por ver en esta instancia a un equipo que sólo una vez en 10 años no había quedado en el fondo de su división. Sin embargo, contra todo pronósticos, se conviertieron en la gran revalación del 2008 al compilar la segunda mejor marca de la campaña regular, y después eliminaron a los Medias Blancas y Medias Rojas en los playoffs.

El Tropicana y su domo fue un escenario que no se veía en largo tiempo en la Serie Mundial. El clásico no se jugaba en un estadio techado desde 1993, cuando los Azulejos de Toronto revalidaron su corona en el Skydome, precisamente frente a los Filis.

Sobreviviendo varios sofocones, Hamels se acreditó su cuarta victoria esta postemporada tras cubrir siete innings con pelota de dos carreras y siete hits. Galardonado como el Más Valioso de la serie de campeonato de la Liga Nacional, Hamels recetó cinco ponches y permitió dos boletos al lanzar con seis días de descanso.

En líneas generales, fue un partido de muchas oportunidades malogradas en ofensiva.

Hamels salió ileso de un atolladero con las bases llenas en el tercero cuando Upton bateó una roleta fuerte que fildeada limpiamente por el dominicano Feliz para poner fin a la entrada con un doble play.

Si bien acabó la noche con roletas de doble matanza, Upton exhibió su buen brazo como jardinero central. Lo hizo en el segundo al poner out en el plato a Shane Victorino tras un elevado corto de Jimmy Rollins.

Pero Upton dejó esperando remolque la carrera del empate al elevar de foul hacia el inicialista Ryan Howard, quien tuvo que meter el guante en la tribuna para llevarse la pelota.

El dominicano Peña se embasó al abrir el sexto de los Rays gracias a un error de Howard, pero Hamels le adivinó la intención de robo. Un tiro de Howard puso fuera a Peña, con el manager de los Rays Joe Maddon reclamando que Hamels había cometido balk.

Pese a la derrota, los Rays no bajaron la cabeza y recordaron que también perdieron en casa ante Boston en el primer juego de la serie de campeonato.

"Vamos a seguir con la misma mentalidad, sin cambiar nada", indicó el receptor venezolano Dioner Navarro. Nos quedan seis juegos. Lo que hay que hacer es jugarlos uno a la vez".

Por los Filis, el dominicano Pedro Feliz de 3-2. El panameño Carlos Ruiz de 3-0, una impulsada.

Por los Rays, los dominicanos Carlos Peña de 4-0 y Willy Aybar de 3-0. El venezolano Dioner Navarro de 3-0.